List

Cada año, al comenzar las clases universitarias en todo el mundo, vuelven las conversaciones sobre las llamadas “novatadas”. Aparecen noticias sobre accidentes o abusos durante unas novatadas y se alternan los argumentos de quienes las defienden como ritos inofensivos que ayudan a una persona a integrarse en un entorno nuevo (universidad o residencia), con los de quienes, por el contrario, se indignan por estas prácticas. Hay que tener en cuenta que el consumo descontrolado de alcohol suele ser un condimento esencial en muchas novatadas. La real academia española define la novatada como: “En algunas colectividades, vejamen y molestias que los antiguos hacen a los recién llegados”. Creo que es importante no perder de vista la palabra “vejamen”. Me gustaría aportar algunas reflexiones a este debate.

El argumento principal y poderoso A FAVOR de las novatadas suele ser que es una manera de integrar al nuevo al lugar donde pretende incorporarse y de hacer amigos con rapidez. Suelen afirmar sus defensores que “no pasa nada”, que al final “todos son amigos”. Pero la realidad es que se trata de una actividad donde hay personas que se lo pasan mal haciendo cosas en contra de su voluntad. Hay dos tipos de novatadas. Un primer tipo que yo consideraría aceptable y otro que, en mi opinión, habría que condenar y prohibir enérgicamente:

El primer tipo de “novatada” se caracteriza por organizar actividades donde todos (los que ya están en el lugar –“los veteranos”- y los recién llegados –“los novatos”-) se lo pasan bien juntos. Actividades incluso graciosas, pero donde no se trata de reírse DEL novato sino de reírse CON el novato. Habría que cambiar probablemente el nombre de estas actividades para evitar confusiones. Por ejemplo, se les podría llamar “juegos de integración”, “día del nuevo”, etc.). Un ejemplo de actividad aceptable en una fiesta del nuevo que podría describir para ilustrar esto de pasarlo bien con el novato podría ser una actividad con carreras y retos diversos (algunos graciosos como disfraces, juegos de roles o subirse a una cucaña grasienta), donde participan varios equipos, mezclando veteranos y nuevos en cada equipo. Esto de la participación conjunta de veteranos y nuevos es fundamental. Todos participan, se conocen, se ríen, etc. Por la noche, en torno a una barbacoa, se podrían proyectar las tomas más llamativas de la jornada y cualquiera (veterano o nuevo) que tuviera una habilidad tocando un instrumento, cantando o lo que sea, podría amenizar la velada. Al final, todos contentos, conocidos los nombres, y los novatos integrados.

En el segundo tipo de novatada, nada de lo anterior pasa en el fondo. Es más bien una manera “legal” de que cada uno saque lo peor de su persona. El novato puede ser humillado, ridiculizado, asustado, violentado, obligado a hacer cosas inapropiadas (violentando incluso su intimidad sexual), o a consumir sustancias toxicas como la marihuana o el alcohol hasta emborracharse, incluso con serios riesgos para su salud. No merece la pena alargar esta lista pues sería interminable y ya me entendéis. La persona que ejerce todo esto es una persona que se aprovecha de la condición supuestamente “legal” de la novatada para hacer cosas que podrían considerarse incluso delictivas en el ámbito normal de la vida. Se da rienda suelta con cierta cobardía y algo de sadismo a su afán de dominación, a disfrutar haciendo sufrir, al revanchismo simplón (“a mí me hicieron el año pasado, ahora me toca a mí hacerlo”). No educa en la empatía, en la capacidad de ponerse en la piel de la otra persona. Las autoridades de la ciudad, residencia o universidad donde tienen lugar estas actividades deberían incluso sancionar a quienes las hacen.

Finalmente, el que no hace nada, diciendo que solamente mira, tampoco está en la mejor de las situaciones. Está en una actitud un tanto hipócrita que podríamos describir como “pecando por omisión”. Es una persona que quizá también carece de empatía, tiene una posición de “voyeur”, dejándose llevar por el morbo que puede atraer a cualquiera, disfrutando ver cómo hacen estas cosas a otras personas, desde la doble comodidad de no ser quien lo hace, del anonimato, pero “disfrutando” del espectáculo al igual que se divertían las manadas ciudadanas en los circos romanos (salvando las distancias claro). Le falta proactividad y valentía, para defender a la persona que sufre esto. Se queda callado/a en vez de hacer notar su disconformidad, al menos mediante el boicot, no asistiendo al espectáculo como público.

El resumen de mi reflexión es que las novatadas deberían de estar contundentemente prohibidas porque sacan lo peor de los seres humanos disfrazándose de “diversión” o de actividad de “integración”. Es una manera de divertirse que coarta la libertad de alguien y que le hace sufrir, aunque sea capaz de superarlo. No tiene ningún efecto educativo para la gente joven. Crea un bucle de perpetuación revanchista tipo “yo haré lo mismo el año que viene”.

En cambio, “las fiestas del nuevo”, bien pensadas para que todo el mundo se divierta, tienen como resultado que se integren los novatos y saquen lo mejor de todas las personas.

  Posts

agosto 1st, 2020

Novatadas y circos romanos que divierten a las manadas

Cada año, al comenzar las clases universitarias en todo el mundo, vuelven las conversaciones sobre las llamadas “novatadas”. Aparecen noticias […]

julio 11th, 2020

Jóvenes con corazones pornificados. Una nueva forma de violación afectiva

Una afirmación triste que podríamos hacer hoy es que la pornografía forma parte de nuestras vidas, directa o indirectamente, y […]

mayo 28th, 2020

Entrevista sobre: Un momento inolvidable

  «Un momento inolvidable», un libro para vivir la afectividad y la sexualidad plenamente  

abril 18th, 2020

«No me digas la verdad porque me ofendes»

Cualquier profesor universitario ha podido recibir esta respuesta “Me estás ofendiendo”, es una respuesta típica que un alumno hoy puede […]

abril 18th, 2020

UN MOMENTO INOLVIDABLE. JUNTOS POR PRIMERA VEZ

https://www.amazon.es/dp/B084DFY641 Si quieres abrazar su alma con tu cuerpo, este libro es para ti. Hablo de las relaciones sexuales: ¿Duele […]

octubre 11th, 2019

Sedientos de Misericordia. Los jóvenes el amor y su sexualidad

Este texto gira en torno al tema central siguiente: los jóvenes poseen una curiosidad natural por aprender y una necesidad […]

octubre 11th, 2019

“Yo también quiero fiesta”

Es exactamente lo que me dijo un día un alumno universitario: “Quiero enrollarme en la discoteca como los demás, yo […]

diciembre 14th, 2018

Los errores de nuestros hijos nos duelen tres veces

Tres son los “dolores” simultáneos que sentimos, probablemente todos los padres del mundo ante cualquier error importante de nuestros hijos. […]

junio 21st, 2017

Aborto, denuncia de la legislación que lo regula.

Jokin de Irala Estévez, que acaba de ser designado por el Papa Francisco como nuevo miembro de la Pontificia Academia […]

junio 15th, 2017

«Violencia de género» Muchas mujeres pierden la vida en manos de sus parejas.

En los programas de educación para el amor, no deberíamos olvidarnos de la necesidad que tienen los jóvenes de crecer […]